jueves, 9 de agosto de 2012

Anécdota Hospitalaria 1.0


 
  

Eran las 12.45 de la mañana. Una mañana ajetreada. Un paciente tras otro. Sin parar. Consulta y evaluación. Entrevista a los familiares. Unos resignados, otros que sollozan. Alguno que te mira y sin decir nada, lo dice todo.  
  
Me levanto, necesito 5 minutos. Aparece R, “Tienes otro paciente esperando”, me dice. “Te dejo el “papelote” sobre la mesa”. Afirma.  

 -“Voy al servicio”, le respondo.

Me paro frente al espejo, ensimismada. Debería haber dormido más. Me regaño. Todos los viernes igual. Apoyo los brazos sobre el lavabo. Decido refrescarme la cara.

 Suspiro…. (Silencio). 

Me coloco la bata y vuelvo directa a consulta.  Entro (confieso que mirando el Whatsapp, mi chico tampoco ha dormido nada).
Levanto la cabeza y observo al paciente sentado en la silla. Me parece extraño, todavía no le he llamado. R, ha debido traerle mientras estaba en el servicio, para ahorrar tiempo.  Seguro que si paso por la sala de espera, me infarto (pienso). 

-“Buenos días…” (¿Y este como se llama? Me digo).  Busco, rebusco y encuentro. Vistazo rápido: Hombre, 72 años, Dislipemico, frontalizado, Anticoagulado con Adiro 100, deterioro mnésico de inicio evolutivo de 2 años con curso progresivo, Bla Bla Bla…  Decido comenzar la entrevista.
-“Dígame Señor J, ¿cuál es el motivo de consulta?”. 

Silencio. Un largo silencio.  Y al final,  comienza una respuesta: “Yo… lo que necesito..”  (…) Más silencio prolongado. Decido ceñirme a una entrevista semiestructurada. “¿Dígame, qué tal se encuentra de la memoria?”
-“Perfecto” ,responde. (Otro Anosognósico, pienso). Continúo la entrevista y la finalizo. (El desarrollo tiene su punto, pero sería extenderse demasiado). Comienzo la exploración neuropsicológica. Decido empezar por la memoria. 20 minutos después el hombre se levanta. Me mira serio. Directo a los ojos y pregunta : 
-“¿Queda mucho?” 
“Acabamos de Empezar J. Siga haciéndolo así de bien.” 

-“Pero….” , Insiste. “Pero...” (se sienta, me mira, agacha la cabeza y pregunta con una vergüenza palpable: “¿de verdad necesita usted saber todo esto, para darme la viagra?”

Sin engañarnos: FLIPO. (Y abro los ojos mucho, seguro). “¿la viagra J?” le digo.
-“No me llamo J, pero no quería interrumpirle”, confiesa.  

Sin engañarnos: FLIPO MÁS. (¿Responde a un nombre que no es el suyo y no dice nada antes?). 

-“Espere un segundo por favor”. Me dirijo a la sala de espera y busco a J. Efectivamente allí estaba, esperando pacientemente con su hija. Decido derivar al Falso J a la consulta del geriatra, le indico donde es y vuelvo con el paciente que ya debía haber evaluado.



A las 4 de la tarde comienza la reunión. Empezamos a poner los casos en común. Llega el geriatra, me mira y se ríe (descojona). No entiendo nada. Él me lo aclara: “ Me has mandado a un señor no citado, que se ha colado en tu consulta y se ha saltado todas las listas, a pedirme la viagra” (mierda pienso, esto me pasa por novata).
-“Me ha confesado que tu compañía era agradable pero me ha pedido que te diga que recuerda muy bien como follar, sólo  que le falla el instrumento”.

Me rio y se lo revelo: Le he evaluado la memoria semántica, la episódica, la de trabajo, la verbal, el recuerdo diferido con y sin claves,  la memoria reciente y la remota y …. Sí. “Ha terminado hasta la polla”…




6 comentarios:

  1. muy divertido relato.

    (y claro que comulgamos con la frase de Nietzsche)

    ResponderEliminar
  2. jajaja jajaja
    que recuerda muy bien como follar sólo le falla el instrumento ole ole oleeeeeeeeeee jajajaja
    la vida es así de divertida

    ResponderEliminar
  3. Si Ivan, ejjeje de estas tengo unas cuantas... ya ire contando!!

    ResponderEliminar
  4. Los instrumentos también fallan. ¿o era con o?

    Buen finde y un abrazo

    ResponderEliminar
  5. jajaja jajaja
    que recuerda muy bien como follar sólo le falla el instrumento
    la vida es así de imprevista y divertida

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos al circo de la vida..!

¡Pasen y vean..! No se pierdan el mayor espectáculo de la humanidad, donde desde lo mas alto, gobernándolo todo, reinan inseparables el destino y la ironia. Ríanse a carcajadas con nuestros payasos: Paradoja, Sarcasmo, Chasco, Chiste y Chascarrillo quienes nos deleitan con sus absurdas evoluciones e ingeniosos juegos de palabras.


Pasen y vean...! y sobre todo...


disfruten.




Asiduos

Deberías pasarte por...

Premio Alma con arte

Premio Alma con arte
Gracias Borja, Emilio

Premio a la honestidad

Premio a la honestidad
Gracias Naida

Premio "Blog con vida"

Premio "Blog con vida"
Gracias vuelo de hada :)

Premio Desafío

Premio Desafío
Gracias Estoy_viva

Premio Princess

Premio Princess
Gracias Fete

Premio "De interés"

Premio "De interés"
Gracias FETE